PAPEL, UN PIANO Y CINTA CORRECTORA

O como empezar y acabar un cuadro con técnica mixta.

EL PROCESO


Ya he adelantado bastante del proceso de este cuadro en el post anterior.  Queda hablar de algunos detalles más y despediremos este mes con toda la serenidad que este año extraño nos permita mantener.

Hubo una primera fase, de la que no saqué fotos, en las que un rollo de papel kraft azul oscuro, se adueñó de la base del lienzo. Pegué papel arriba, abajo, en los laterales, pinté encima, esperé que se secara, levanté el papel, volví a pintar. Fue la fase más pura de experimentación, luego ya no le vi tanto interés al papel y sólo quedaron los fragmentos mínimamente necesarios.

La siguiente fase, si mal no recuerdo, fue la de las franjas verticales, con contraste entre los azules oscuros y los claros, con algo de blanco también. Pero algo no funcionaba para lo que yo quería, así que comencé a tapar con gris, y a dejar ver sólo lo que me parecía más interesante.


Una vez que llegué a ver algo que realmente me agradaba, ya solo quedó jugar con los raspados y unos detalles que estaba deseando probar. Siempre tengo algo cotidiano que me pregunto cómo quedaría en una obra, y en esta ocasión fue cinta correctora, vamos el “tipp-ex” que se puso tan de moda cuando yo estaba en el instituto, pero en versión lisa y plana.  Fueron unas pocas pasadas y quedó ya lista, firmar y hasta ahora, porque es una de mis obras favoritas y siempre la tengo colgada cerca de mi.


© Todos los derechos reservados. Esta publicación y sus imágenes están protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales.